lunes, 26 de julio de 2010

Hay noches y noches. Noches en las que todos te miran, noches en las que lloras mientras dentro sigue la fiesta, y noches grandes. No porque haya mujeres, o dinero, o grandes lujos, sino porque estás con alguien que quiere estar contigo, y estás a gusto. Podrías estar en mil sitios, y en todos estarías bien, pero justo en ese momento estás ahí, y eres feliz. Feliz porque estás con un amigo con el que puedes compartir todo, buenos y malos momentos. Un amigo que te muestra que una noche que prometía ser un bodrio se convierta en una velada para recordar hasta la muerte. Eso sería un amigo normal, pero yo tengo un gran amigo, y esa noche lleva ya durando más de un año, desde que empezamos la carrera. Un amigo que te quiere (sin mariconadas) y con el que irte de fiesta o a llorar siempre que quieras. Un amigo que no pide nada, y que siempre da todo. Un amigo que no se merece una entrada, ni siquiera un blog, sino todas las palabras que se puedan escribir. Un gran amigo.

3 burradas:

Yela W. dijo...

Pues eres increíblemente afortunado, sobre todo si te das cuenta de lo afortunado que eres.

Saludos.

Gory89 dijo...

Gracias Santi, no tengo palabras para esta entrada.

Ya sabes que me encantan esas noches, y que siempre me tendrás para lo que quieras, y que lo petaremos con cualquier canción de Bisbal.

Soy afortunado por tenerte como amigo!!! Un abrazo enorme Santii!!


COOOOOSOOOO

Luuu dijo...

qué bonita es la amistad^^

 

Copyright 2010 Archivo de las pequeñas cosas.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.