miércoles, 19 de agosto de 2009

Las bombillas se reflejan en tu pelo, en tus ojos, en tu cuello. Sentado en la cama te observo y disfruto de la vida, porque verte es mi vida. Las manos, expertas, van del cepillo a la sombra de ojos, todo el tocador es un altar construido en tu honor. El móvil vibra, y sonríes, y yo sonrío. Te acercas a la cama y te sientas a mi lado. No me miras, pero me da igual. Me pierdo en tu perfume, floto en la felicidad que se derrama sobre tu cuello. Te vuelves hacia mí, me miras pero no me ves, y tratas de espantarme. Me alejo un poco, y sigo disfrutando. Mi pequeño cuello se balancea de un lado a otro, siguiendo tus caderas, tu sagrada tripa, donde bebería mil rones o cien cavas. No puedo evitarlo, salgo volando hacia esa peca que me vuelve loco, quiero acariciarla, quiero sentirla parte de mí. Me acerco, me da miedo tocarla, me da miedo ser parte de ti, pero al final lo hago. Te vuelves y me descubres, intentas cazarme. Intento huir, pero eres más rápida. Mis pequeñas alas no pueden huir del matamoscas, y al final acabo en tu tocador, al lado del pintalabios. Sangro, lloro, pero me enternece pensar que soy parte de tu altar, que estoy justo al lado del objeto que cada noche besa tus labios. Poco a poco me muevo, yo también quiero probar esa miel, pero me ves, y no me dejas huir al cielo. Me arrojas al suelo. Tu zapatilla, ese perrito marrón con ojos saltones que me cautivó, se cierne sobre mí. Cierro los ojos, siento tu perfume, y soy la mosca más feliz del mundo.

3 burradas:

Lórien dijo...

Hola!!

Me he perdido bastantes entradas que acabo de leer ahora. ¡Cómo echaba de menos visitar el Archivo de las pequeñas cosas!
La verdad es que me encantaría ver que fotos o cuadros te llaman la atención. Suena muy interesante esta nueva iniciativa tuya :)

Por otro lado, qué decir de este texto! Cuando una persona está tocada con el mal del amor entiende más que nadie lo que es el dolor que produce, así que podría decirte que entiendo esta entrada mejor que otras veces.

Espero que hayas tenido unas buenas vacaciones, yo ya he vuelto y espero volver a darle vida a mi blog.

Un gran saludo :)

hipervinculoperiodistico dijo...

Quizás es el peor de los requisitos necesarios para estar enamorado: sentirte diminuto e insignificante. Sobre todo si es amor no correspondido.

No te preocupes, ya te beberás esos mil rones a pachas conmigo.

Luuu dijo...

genial, camdem!
Siento haberme perdido durante tanto tiempo, mi pequeño cajón estaba ya lleno de pelusillas también pero he hecho una limpieza rápida. Siento haberme olvidado de esto durante una temporada, estoy arrependita de haber abandonado mi mejor medio para desahogarme...

 

Copyright 2010 Archivo de las pequeñas cosas.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.