sábado, 18 de abril de 2009

Nunca me ha gustado mirar a los ojos de la gente. Cuando lo hago siento como si intentara entrar en su mente, si intentara analizar cada brillo de su pupila para reaccionar en consecuencia, y ganarles. Por eso cuando hablo, siempre miro la mesas, mis manos o el infinito en un servilletero. No me gusta mirar a los ojos porque es nuestra ventana, el conducto por el que percibimos el mundo, y en ese cristal se refleja nuestra actitud ante el mundo. De vez en cuando no puedo resistirme, y miro a los ojos de mi interlocutor, y siempre me sorprendo. Los ojos y la voz son las dos fuentes de información de una persona, aunque no siempre coinciden. Hay voces grandes, voces que se adueñan del auditorio, pero con ojos pequeños, nerviosos, que no huyen de tu mirada, pero desean hacerlo. Hay voces rápidas, eléctricas, que reaccionan en segundos ante el mundo, y sus ojos parecen velados, cubiertos de una fina niebla que impide ser. En parte es por eso por lo que no me gusta mirar a los ojos, porque veo más allá, o al menos creo que veo, sueño que veo, y pocas veces me gusta lo que veo (por supuesto, siempre hay ojos que brillan cuando hablas, o voces que se apoyan en la mirada para convencer). Quizás es por eso por lo que no me gusta ir a la peluquería, porque permanezco callado, inmóvil, atado a una silla cómoda, y mis ojos no pueden parar de moverse, tienen que seguir analizando todo lo que ocurre a mi alrededor. Aunque ni un músculo se mueve, me pongo nervioso, inquieto, y siempre reacciono de la misma manera. Me miro a los ojos, sin ver nada, pero me tranquiliza saber que a pesar del pelo que cae, de los frecuentes pestañeos, detrás de todo, sigue la misma raya marrón, y pienso si algún día alguien escribirá un poema sobre ella, si algún día alguien llorará recordándola, y siempre acabo pensando lo mismo. Tengo que hacer un trabajo de géneros, tengo que ir a ver una obra de teatro, y sonrío, porque detrás del vacío que es mañana, siempre hay algún plan. Porque detrás de todos los párpados, siempre hay alguna mirada. Porque entre todas las personas, siempre hay una que destaca. Un abrazo.

5 burradas:

Mermeladademoras dijo...

"Entre todas las personas siempre hay una que destaca" y entre todas las miradas siempre hay una que es para nosotros la mirada. Me ha encantado, no me metía hacía días tenía miedo de escribir y aún no sé si tengo ganas pero volveré. Mañana te veo. un abrazo!
Ah!y yo tampoco suelo mirar en los ojos de la gente por lo mismo, contienen demasiadas cosas...

Laura dijo...

Maravillosa entrada, sí.

Yo tampoco miro a los ojos, pero por una razñon muy distinta, a mí me dicen que tengo la mirada muy intensa, que es como si estuviera escrutando en el interior de las personas. Cuántas veces he mirado a los ojos y la gente se ha sentido incómoda o perdida en sus palabras solo con mirar los míos.

En fin, ahora apenas lo hago si no es porque de verdad lo necesite. Maravillosa entrada, como puse antes.
Has hecho que vengan a mi memoria recuerdos especiales con tus hermosas palabras.
En verdad, siempre es un verdadero palcer dejarse caer por aquí.

Tienes un maravilloso talento,eso lo debes saber ya de sobra. Ojalá pueda seguir leyéndote más a menudo.

Un fuerte abrazo.

aqua dijo...

lo siento pero soy contrario a lo que has escrito, yo miro a los ojos porque la ma1yoría de las veces esos ojos estan vacios, y a veces, provoca que las personas saquen lo que llevan dentro, por eso me gusta, merece la pena.

Luuu dijo...

A mí tb me da miedo mirar a los ojos de la gente, pero a veces descubres cosas inimaginables. Tus entradas y tu mirada,...me encantan.

Luis Borrás dijo...

Mas que el asunto de las miradas a mi me ha inquietado la imagen de uno mismo en la peluquería. No había pensado nunca en eso. En la situación de estar "atado" a una silla y en la obligada mirada al frente, en no tener casi otra cosa que ver más que a nosotros mismos. Observarnos con detenimiento e inquietud.
Por lo demás, tienes razón, detrás del vacío que es mañana siempre hay algún plan.
Un abrazo.

 

Copyright 2010 Archivo de las pequeñas cosas.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.