miércoles, 24 de junio de 2009

Hay momentos en la vida en los que hay que pararse, y respirar. Cada día giramos más y más rápido, hasta que los días pierden su valor, y el tiempo es solo un concepto filosófico. Por eso hay que parar y mirar lo que hemos hecho, y lo que vamos a hacer, porque generalmente es en estos momentos en los que nos jugamos todo. Hemos ido jugando a vivir, creando proyectos y alianzas, como si fuera la vida un videojuego, pero aquí no existe el botón de pausa, ni la opción de cargar otra partida. Ahora estoy en uno de estos momentos. Termina el curso (aunque todavía queda un examen) y comienzan las vacaciones, y debo pensar. El año ha pasado demasiado rápido, han pasado demasiadas cosas, y todavía han de pasar muchas más. He cambiado mucho, y más que he de cambiar. Y, sin embargo, siempre hay puntos que permanecen, estelas que perduran tras el más furioso maremoto. En mí, estos puntos son los demás. En mí, estos puntos se han convertido en camino, piedras y bastón. Pero por fin me he dado cuenta de que eso es algo realmente mío. Si de algo ha servido este curso, ha sido para comprobar que mi vida son los demás, que mi felicidad es la de los demás, así como su tristeza. Sin embargo, esto que puede quedar muy bonito, tiene su contrapartida: si tu vida son los demás, ¿quién eres tú? Pues bien, todavía no he resuelto (o resolvido, que diría el moderador) ese interrogante, y algo me dice que me queda un largo camino por delante. Un abrazo.

PD: No viene mal insistir sobre el aspecto personal de este blog; no trato de molar a la gente, sino de escribir sobre lo que quiero. Que por algo es mío.

3 burradas:

Laura dijo...

Hola, lo primero y ante todo, este blog es tuyo, como bien aclaras, y por eso escribes lo que quieres. Hay mucha gente que se cree con derecho a opinar en temas ajenos, asi que ya sabes, a quien no lo guste que cambie de página.

Por otro lado, que bien te entiend. Todo cambia, siempre, pero hay cosas que son iguales sea el momento que sea u ocurra lo que ocurra. En tu caso te pasa con las personas que quieres, pero, ¿no será que es tu visión de ellas la que no cambia?

Creo que los que te leemos nos gustan tus entradas, en las que expresas tus emociones y tus pensamientos de formas poéticas, refelxivas, etc
Si seguimos leyéndote es porque nos gustas, asi que no cambies a menos que lo decidas tú.

Un abrazo ^^

iván dijo...

Como bien dice Laura, tu blog es tuyo, al igual que tu vida. Si bien es cierto que los demás influyen también lo es que ellos sólo ven tu esencia, por más de que creas que no la tienes. No tenemos amigos para que nos recuerden a nosotros mismos. Así que tampoco hace falta que te menosprecias: si no te has encontrado es por que no necesitas buscarte.
;)

vuelo corto dijo...

Estás descubriendo tu plenitud como
persona y madurando tu actitud, no
olvides que para ser generoso en la
vida hay que tener y sentir.
Solo conozco una forma prioritaria
para hacer felices a los demás y es
el que tú te sientas felíz.
Tu vida solo es tuya. Un abrazo.

 

Copyright 2010 Archivo de las pequeñas cosas.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.